DNS: qué son y por qué sin tan importantes

Contenidos

El Sistema de Nombres de Dominio (DNS) es una infraestructura vital en internet que traduce los nombres de dominio legibles por humanos en direcciones IP numéricas únicas asociadas a servidores web. Su función principal es facilitar la navegación al permitir que los usuarios accedan a sitios web mediante nombres comprensibles, eliminando la necesidad de recordar direcciones IP. 

Sin el DNS, tendríamos que utilizar números complicados para acceder a cualquier recurso en la web. Es como una guía telefónica global que conecta los nombres de dominio con las ubicaciones específicas en la red, haciendo que la experiencia de navegación sea más accesible y amigable.

¿Cómo saber cuál es el DNS de mi red?

Para identificar el DNS de tu red, puedes utilizar comandos específicos según tu sistema operativo. En Windows, puedes emplear el comando «ipconfig» en la terminal, mientras que en Linux, «ifconfig» proporcionará la información necesaria. 

La respuesta estará etiquetada como «Servidor DNS» y mostrará la dirección IP del servidor utilizado por tu conexión. Conocer esta información es útil para solucionar problemas de conectividad y realizar ajustes de red según las necesidades específicas de tu proveedor de servicios o preferencias de seguridad.

¿Qué pasa si activo el DNS privado?

Al activar el DNS privado, como a través de servicios como DNS over HTTPS (DoH) o DNS over TLS (DoT), se mejora la seguridad y privacidad de las comunicaciones en línea. Estos protocolos cifran las consultas DNS, añadiendo una capa adicional de protección a la información transmitida. 

Esto es especialmente crucial en entornos donde la privacidad es una preocupación, ya que dificulta que terceros intercepten y accedan a datos sensibles durante el proceso de resolución de nombres de dominio. En sí, activar el DNS privado fortalece la seguridad de las comunicaciones en internet al salvaguardar la integridad y privacidad de las consultas DNS.

¿Qué quiere decir que el servidor DNS no responde?

 

Cuando se dice que el servidor DNS no responde, se refiere a la incapacidad del servidor para procesar las solicitudes de traducción de nombres de dominio a direcciones IP. Este problema puede deberse a diversos motivos, como fallos en la configuración, problemas de conectividad o errores en el propio servidor DNS. En consecuencia, la resolución de nombres de dominio se ve comprometida, afectando la capacidad del usuario para acceder a sitios web mediante nombres legibles. 

Cuando esto ocurre, la navegación web se ve obstaculizada, ya que el navegador no puede obtener las direcciones IP correspondientes a los nombres de dominio solicitados. Solucionar rápidamente estos problemas es esencial para restaurar la funcionalidad normal de la conexión a internet y permitir una navegación sin obstáculos.

Términos en DNS: Resolución a través de Servidores Primarios, TLD y Autorizados

Servidores implicados en la resolución de DNS

La resolución de DNS involucra varios servidores que colaboran para traducir nombres de dominio en direcciones IP. Cuando un usuario ingresa una URL, la solicitud se envía al servidor DNS, que inicia la resolución. Primero, el servidor primario o solucionador de DNS realiza la consulta. Si no tiene la información almacenada, se comunica con el servidor de nombres TLD. 

Este servidor, responsable de los dominios de nivel superior como .com o .org, dirige la solicitud al servidor de nombres autorizados correspondiente. Este último contiene la información específica del dominio solicitado. La respuesta se transmite de vuelta, completando el proceso y permitiendo al usuario acceder al sitio web.

Solucionador de DNS o servidor primario

El solucionador de DNS, también conocido como servidor primario, es el primer punto de contacto en la resolución de nombres de dominio. Su función principal es almacenar en caché las consultas DNS previas y proporcionar respuestas rápidas si la información está disponible localmente. 

Si no tiene la información, el servidor primario busca en otros servidores para completar la resolución. Este servidor actúa como intermediario entre el usuario y la red de DNS más amplia, facilitando la traducción eficiente de nombres de dominio en direcciones IP.

Servidor de nombres TLD

El servidor de nombres TLD, o de dominio de nivel superior, juega un papel clave en la resolución de DNS. Este servidor está encargado de manejar los dominios de nivel superior, como .com, .org o .net. Cuando el servidor primario no tiene la información requerida, se comunica con el servidor de nombres TLD para obtener la dirección IP asociada al dominio solicitado. 

Este servidor redirige la consulta al servidor de nombres autorizados correspondiente para completar la resolución. La eficiencia del servidor TLD es esencial para una navegación web fluida, ya que acelera el proceso de obtención de información sobre dominios específicos.

Servidor de nombres autorizados

El servidor de nombres autorizados es la última instancia en el proceso de resolución de DNS. Este servidor contiene información detallada sobre dominios específicos y es consultado directamente cuando los servidores anteriores no tienen la información en caché. 

El servidor de nombres autorizados proporciona la dirección IP asociada al nombre de dominio solicitado, permitiendo que la resolución se complete y el usuario acceda al sitio web deseado. Este componente es esencial para mantener una red de DNS eficiente, ya que almacena datos detallados sobre dominios particulares y responde a consultas específicas para garantizar la correcta traducción de nombres de dominio en direcciones IP.

¿Cuánto tiempo tardan en aplicarse los cambios de zonas DNS?

DNS_server

La aplicación de cambios en las zonas DNS puede variar en tiempo y está sujeta a un proceso conocido como propagación DNS. Este período puede durar desde unas pocas horas hasta un máximo de 48 horas, dependiendo de diversos factores.

Cuando se realizan modificaciones en las zonas DNS, la información actualizada se propaga a través de la red global de servidores DNS. Durante este proceso, los servidores DNS en todo el mundo actualizan sus cachés para reflejar los nuevos registros DNS.

La velocidad de propagación depende de factores como la configuración del TTL (Tiempo de Vida) en los registros DNS, que especifica cuánto tiempo un servidor o caché debe retener la información antes de buscar actualizaciones.

Cambios con TTL más cortos permiten actualizaciones más rápidas, pero también pueden aumentar la carga en los servidores DNS. Por otro lado, TTL más largos pueden reducir la carga, pero los cambios pueden tardar más en propagarse.

Registros DNS: Resolución de Nombres de Dominio

La resolución de nombres de dominio es un proceso esencial en el funcionamiento de Internet, y detrás de esta tarea crucial se encuentran los registros DNS. Estos registros, presentes en la base de datos de servidores DNS, desempeñan roles específicos que garantizan la navegación fluida y eficiente en la red.

Registro A y AAAA: Las Huellas Digitales de las Direcciones IP

En la vasta red de Internet, el Registro A se destaca como el protagonista en la resolución de nombres de dominio. Este registro almacena la dirección IPv4 correspondiente a un dominio específico, facilitando la conexión entre usuarios y servidores. 

Sin embargo, con la creciente implementación de la IPv6, surge el Registro AAAA, que desempeña un papel análogo al Registro A pero para direcciones IPv6. Ambos registros, al actuar como huellas digitales de las direcciones IP, son pilares fundamentales para la navegación web.

Registro SOA

En el trasfondo del sistema DNS, el Registro SOA (Start of Authority) emerge como el director de orquesta de la propagación continua de la información. Este registro contiene datos esenciales sobre la transferencia de zona, coordinando el intercambio de datos entre los servidores DNS autoritativos. Al gestionar esta transferencia, el Registro SOA garantiza la coherencia y actualización de la información en la red, contribuyendo así a la estabilidad del sistema.

Registro CName: Alias y Redirecciones

En el vasto paisaje de la web, a menudo encontramos alias, y el Registro CName es el responsable de crear estos vínculos alternativos. Al contener un nombre de dominio auténtico, este registro actúa como un alias, apuntando a otro Registro A o AAAA. Esta capacidad de redirección no solo simplifica la gestión de los dominios, sino que también ofrece flexibilidad en la configuración de la infraestructura web.

Registro MX de Correo Electrónico

Cuando se trata de comunicación electrónica, el Registro MX (Mail Exchange) asume un papel crucial. Este registro identifica el servidor de correo asociado a un dominio específico, guiando el flujo de mensajes entrantes y salientes. La correcta configuración de los Registros MX es esencial para garantizar la entrega confiable de correos electrónicos, consolidando así la importancia de este componente en el ecosistema digital.

Registro NS: Información DNS

Los Registros NS (Name Server) son los guardianes de la información DNS de un dominio. Encargados de comunicar la ubicación de los servidores DNS autoritativos, estos registros son esenciales para dirigir las consultas de resolución de nombres de dominio de manera eficiente. Su correcta configuración asegura que la información sobre un dominio sea fácilmente accesible, contribuyendo así a la velocidad y eficiencia del sistema DNS.

Registro TXT: Información en Formato Texto

En un mundo donde la información es clave, el Registro TXT (Text) brinda una herramienta única. Este tipo de registro permite incluir información en formato texto asociada a un nombre de dominio. Aunque su uso principal es proporcionar datos como políticas de seguridad o verificación de dominio, la versatilidad del Registro TXT lo convierte en un recurso valioso para diversas aplicaciones y servicios en línea.

Registro SRV: Detalles Específicos del Sistema de Nombres de Dominio

La complejidad del sistema de nombres de dominio requiere una gestión detallada, y el Registro SRV (Service) asume este desafío. Al agregar datos específicos sobre el sistema de nombres de dominio, como el nombre, la prioridad y otros detalles, este registro proporciona una capa adicional de información para optimizar la eficiencia y la precisión en la resolución de nombres de dominio.

Registro LOC: Geolocalización en el Mundo Digital

En un contexto donde la ubicación física del servidor puede ser crucial, el Registro LOC (Location) toma el escenario. Este tipo de registro permite especificar la ubicación física del servidor, proporcionando información valiosa sobre la geolocalización de los recursos en la red. Esta característica no solo tiene implicaciones en términos de rendimiento, sino que también puede ser vital para aplicaciones y servicios que requieren datos específicos de ubicación.

¿Cómo funciona exactamente este mecanismo detrás de la aparentemente simple tarea de ingresar una dirección web?

 

Comparación con una Agenda Telefónica

Imaginemos el DNS como una agenda telefónica, donde buscamos un contacto y automáticamente encontramos asociado un número de teléfono. En este caso, cada entrada en nuestra agenda telefónica representa un dominio y su correspondiente dirección IP. 

Por ejemplo, María está asociada al número 666111222, de manera similar a cómo «www» está asociado a la dirección IP 82.98.0.22 en el mundo del DNS. Esta analogía nos proporciona una base comprensible para abordar la complejidad que subyace en el funcionamiento del DNS.

Funcionamiento Simplificado

Aunque el sistema DNS puede parecer abrumador, podemos desglosar su funcionamiento de manera sencilla:

Intento de Acceso a una Página Web

Cuando intentamos acceder a una página web escribiendo una dirección en un navegador, como «tienda.dominio-ejemplo.com», el equipo busca en su fichero hosts para encontrar la dirección IP asociada. Si no la encuentra allí, comienza una búsqueda más extensa.

Consulta a los DNS Propios

El equipo consulta sus propios servidores DNS en busca de la información. Si no la encuentran en su «agenda», pasan al siguiente paso.

Consulta a Otro Servidor DNS (Servidor Raíz)

Los servidores DNS de nuestro equipo preguntan a un servidor raíz, que indica a qué servidor de dominio de nivel superior (TLD) deben consultar.

Consulta al Servidor TLD:

El equipo consulta al servidor TLD indicado por el servidor raíz. Este servidor TLD le indica a qué servidor de nombres de dominio debe dirigirse, por ejemplo, ns.dinahosting.com.

Consulta al Servidor de Nombres de Dominio

Finalmente, el equipo consulta al servidor de nombres de dominio, que tiene la información necesaria en su fichero de zonas. Este servidor facilita la información y nos dirige hacia la máquina que aloja la página web que buscamos.

Ejemplo Práctico:

Para ilustrar este proceso, consideremos el fichero de zonas para el dominio «dominio-ejemplo.com»:

  • www      IN      A      82.98.0.22
  • tienda   IN      A      82.98.0.23

En este ejemplo, si intentamos acceder a la tienda en «tienda.dominio-ejemplo.com», el sistema DNS seguirá los pasos antes mencionados para localizar la dirección IP correspondiente (82.98.0.23).

¿Cómo cambio los DNS de mi dominio?

Cambiar los DNS de tu dominio es un proceso relativamente sencillo que generalmente se realiza a través del proveedor de servicios de registro de dominios. Primero, inicia sesión en tu cuenta en el sitio web del registrador de dominios. 

Busca la sección de configuración o administración de dominios. Dentro de esta área, encontrarás la opción para modificar los servidores DNS. Allí, podrás ingresar los nuevos valores de DNS proporcionados por tu nuevo proveedor de servicios de alojamiento web o cualquier otro servicio de DNS que elijas.

Después de ingresar los nuevos servidores DNS, guarda los cambios. Ten en cuenta que la propagación de DNS puede llevar algún tiempo, generalmente entre unas pocas horas hasta 48 horas, durante las cuales los nuevos servidores DNS se replicarán y actualizarán en la red. 

Durante este período, es posible que algunos usuarios aún accedan al antiguo servidor DNS. Es recomendable verificar la configuración después de la propagación para asegurarse de que se haya completado correctamente.

Cómo restaurar registros DNS del dominio

Restaurar registros DNS de un dominio es un procedimiento esencial si se han producido cambios incorrectos o se desea revertir a una configuración anterior. El proceso generalmente implica seguir estos pasos:

Accede al Panel de Control del Registrador de Dominios

Ingresa a tu cuenta en el sitio web del registrador de dominios donde has registrado el dominio. Busca la sección de administración o configuración de dominios.

Encuentra la Opción de Configuración de DNS

Dentro del panel de control, busca la opción relacionada con la configuración o administración de DNS. Esta sección puede tener nombres como «Configuración de DNS» o «Gestión de Zonas DNS».

Selecciona la Opción de Historial o Versiones

Algunos registradores ofrecen la función de historial o versiones de configuración DNS. Accede a esta opción para ver las versiones anteriores de tus registros DNS.

Restaura la Configuración Anterior

Selecciona la versión que contiene la configuración DNS que deseas restaurar y sigue las instrucciones proporcionadas por el registrador para aplicar esos cambios. Es posible que debas confirmar la acción.

Confirma la Propagación DNS

Después de restaurar los registros DNS, ten en cuenta que puede llevar algún tiempo para que la información se propague a través de la red global de servidores DNS. Verifica que los cambios se hayan aplicado correctamente y que la propagación se haya completado.

Es importante tener precaución al realizar cambios en los registros DNS y realizar copias de seguridad antes de efectuar modificaciones significativas. Además, algunas plataformas de registro de dominios pueden tener procesos específicos, por lo que es recomendable consultar la documentación proporcionada por tu registrador para obtener instrucciones precisas.

¿Qué son los nameservers de dominio?

Los nameservers, o servidores de nombres, de un dominio son componentes fundamentales del Sistema de Nombres de Dominio (DNS). Estos servidores son responsables de traducir los nombres de dominio legibles para los humanos en direcciones IP comprensibles para las máquinas.

Cuando alguien ingresa una URL en su navegador, como «www.ejemplo.com», los nameservers entran en acción. El navegador consulta los nameservers asociados con ese dominio para obtener la dirección IP correspondiente. Los nameservers actúan como guías que dirigen el tráfico web hacia el servidor donde reside el contenido del sitio.

Cada dominio suele tener al menos dos nameservers, a menudo proporcionados por el registrador de dominios o el proveedor de servicios de alojamiento web. Estos nameservers suelen tener nombres como «ns1.ejemplo.com» y «ns2.ejemplo.com». La duplicidad de nameservers garantiza redundancia y continuidad del servicio en caso de fallos.

Configurar o cambiar los nameservers de un dominio es una tarea común cuando se trasladan servicios de alojamiento o se gestionan registros DNS. Los nameservers desempeñan un papel crucial en la resiliencia y la funcionalidad de la infraestructura de Internet, facilitando la conexión eficiente entre los nombres de dominio y las direcciones IP.

DNSSEC y la Autenticación de Nombres de Dominio

 

La seguridad en la red es un tema cada vez más relevante, y en este contexto, DNSSEC (Domain Name System Security Extensions) emerge como una tecnología esencial para fortalecer la integridad y autenticidad del sistema de nombres de dominio. 

Esta innovación no solo añade una capa adicional de protección, sino que redefine la seguridad en la red mediante la incorporación de firmas criptográficas para la autenticación de los registros DNS.

Entendiendo DNSSEC

En su esencia, DNSSEC es un protocolo diseñado para abordar las vulnerabilidades inherentes al sistema de nombres de dominio. Al implementar firmas criptográficas en los registros DNS, se establece un mecanismo robusto de autenticación. Este enfoque ayuda a prevenir la manipulación maliciosa de datos y garantiza que los usuarios accedan a los sitios web correctos y legítimos.

Capa Adicional de Protección

La inclusión de firmas criptográficas en DNSSEC agrega una capa de protección significativa al sistema de nombres de dominio. Este proceso de firma garantiza que la información transmitida a través de los registros DNS no se vea comprometida. Cualquier intento de alteración no autorizada activará alertas, proporcionando así un mecanismo de detección temprana ante posibles ataques.

Limitaciones y Requisitos

Aunque DNSSEC ofrece una mejora sustancial en términos de seguridad, es importante destacar que no todos los nombres de dominio son compatibles con esta tecnología. En plataformas como Hostinger, la habilitación de DNSSEC está limitada a algunos dominios registrados en la propia plataforma, pero alojados en otros lugares. Este aspecto destaca la necesidad de una consideración cuidadosa al seleccionar proveedores de servicios y registrar dominios.

Colaboración con el Proveedor de Hosting

Independientemente del proveedor de hosting que utilices, la implementación efectiva de DNSSEC requiere una colaboración estrecha con el equipo de soporte técnico. Es esencial comunicarse con el proveedor para determinar la compatibilidad, activar la función y abordar cualquier pregunta o inquietud relacionada con la seguridad. Este enfoque proactivo garantiza una implementación suave y efectiva de DNSSEC.

Recomendaciones y Buenas Prácticas

La recomendación general es que, si existe interés en mejorar la seguridad de los nombres de dominio, se explore la posibilidad de implementar DNSSEC. Esta acción puede proporcionar una tranquilidad adicional, especialmente en entornos donde la seguridad es una prioridad crítica. 

La consulta con el equipo de soporte técnico, ya sea del registrador de dominios o del proveedor de hosting, permitirá aclarar dudas, comprender las limitaciones específicas y determinar la viabilidad de habilitar DNSSEC.

El Papel de DNSSEC en la Prevención de Ataques

DNSSEC no solo se trata de proteger los registros DNS contra manipulaciones, sino que también desempeña un papel crucial en la prevención de ataques como el envenenamiento de caché DNS y el secuestro de sesiones. Al garantizar la autenticidad de la información, esta tecnología eleva la barrera contra tácticas maliciosas, ofreciendo una defensa más sólida y confiable en el espacio digital.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies