¿En qué consisten los Prototipos y cuál es su función?

Muchas veces al usar un producto o servicio no somos conscientes de todos los procesos que se conjugan en su creación. Desde el punto donde se concibe el artículo como una simple idea y que luego, con mucho esfuerzo, se transforma en un producto acabado hay muchas fases.

De todas las etapas en la creación de un producto existe una muy importante: la de pruebas y ensayos. Con esto es posible determinar si el funcionamiento del producto es el más adecuado, logra satisfacer las expectativas, etc. De hecho, al probar estos productos con usuarios reales se obtiene mucha información que desvela fortalezas y debilidades del producto.

Ahora bien, entendido este contexto que lleva una idea a ser materializada en algo tangible y funcional, toca definir lo qué es un prototipo.

¿Qué es un prototipo?

Un prototipo es un producto semi acabado o sucedáneo del producto final. Esto quiere decir que no es el producto que se ofrecerá definitivamente a los consumidores. Sobre los prototipos, no se esperan que sean perfectos, simplemente que cumplan con ciertos objetivos.

Por ejemplo, si se trata del prototipo de un software del tipo aplicación para dispositivo móvil, se espera que este prototipo cuenta con una buena interacción con el usuario. Elementos como la calidad gráfica o elementos de sonido, siempre y cuando este no sean el fuerte de dicha app, quedan en un segundo plano.

¿Para qué se usan los prototipos?

Cuando llega el momento de crear un prototipo es para efectuar un conjunto de pruebas y ensayos. Tal proceso se hace teniendo en mente uno o más objetivos determinados. Esto quiere decir que el prototipo será un reflejo parcial del producto final y que se busca supere, alcance o satisfaga una función o conjunto de funciones. Es así cómo un prototipo puede servir para:

Crear un canal de retroalimentación con el usuario

Los prototipos, al ser usados por los clientes permiten determinar si el producto será capaz de satisfacer sus necesidades.

Valida el diseño del producto

Al servir de punto intermedio entre la idea y el producto final, los prototipos se usan para evaluar si todo lo que se conceptualizó en verdad es válido, funcional y satisfactorio.

Permite conocer y demostrar las capacidades del producto

Los prototipos permiten dar a conocer el alcance, capacidades y virtudes del producto, no solo a los creadores sino también a posibles inversionistas.

¿Cómo se elaboran los prototipos?

Dado que los prototipos nos permiten evaluar la viabilidad de una idea es prudente que estos sean dedicados a evaluar aspectos concretos indispensables del producto. Es así como los elementos secundarios, cosméticos o dispensables deben omitirse. De esta manera, resulta más simple la elaboración del prototipo y se toma en consideración lo que es más importante en sí del diseño.

Existen varios recursos y herramientas que te pueden servir bastante bien a la hora de hacer un prototipo, entre estos destacan:

Papel

Esto no es más que un bosquejo que permite evaluar el proceso de interacción del usuario con el producto. Esta es en todo caso un abordaje primario al diseño, por lo que tiende a ser un paso casi obligatorio en el proceso de creación. Esto es especialmente útil cuando se realizan diseños de aplicaciones, páginas web y programas.

Programas para crear prototipos

Estos son prototipos implican un mayor desarrollo e inversión de tiempo. Se usan habitualmente en software y así medir el nivel de interactividad de la misma. Uno de los programas más comunes para esto es Adobe Firework.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *