Los Rostros Silenciosos: Los Huacos Retrato de la Cultura Moche

A través del tiempo se han desarrollado una buena cantidad de hipótesis con respecto a los misterios de los huacos de la cultura moche. No todo el mundo sabe de su existencia, aunque son de los elementos más representativos de la cultura precolombina.

Pero lo cierto es que hasta el momento no se sabe con total certeza la razón por la que esta sociedad prehispánica tuvo la necesidad de crear estos artefactos. ¿Quiénes eran los personajes representados? ¿Eran retratos tal y como los entendemos hoy? Trataremos de aclarar estas dudas con lo que sabemos.

¿Qué son los Huaco retrato moche?

Estas son vasijas hechas de cerámica que contienen representaciones naturalistas e individuales de rostros humanos. Se les considera parte de la cultura preincaica y se les halla en la costa norte de Perú, siendo parte de las pocas representaciones realistas que se haya en la cultura anterior a la conquista.

Se las considera como el primer atisbo conocido de la cultura moche, muy importante en tiempos previos al auge de los incas en territorios que hoy día forman parte de Perú. Tienen tamaños que van desde los 6 a los 45 cm de altura y están hechos de cerámica roja o marrón.

Objetos de estudio

Algunas de las características de estos objetos los han hecho ser de interés para el estudio en muchas oportunidades. Tienen peculiaridades que son difíciles de hallar en piezas similares, principalmente la increíble individualización física que se puede conseguir en cada una de estas.

Arqueólogos, artistas e historiadores del arte se han fascinado por la forma naturalista con la que los antiguos habitantes desarrollaron estas piezas. Este hecho ha llevado a que incluso patólogos se han dado a la tarea de datar cada una de estas representaciones de caras humanas.

Una observación de los huacos

Miles de horas se le han dedicado a esta actividad y algunas conclusiones se han sacado de ello. Si bien no es posible saber a ciencia cierta la razón de ser de estas reliquias precolombinas, podemos hacernos una idea debido a lo explícitas que resultan en todos los sentidos.

Buena parte de estas son representaciones de seres humanos bastante fieles a padecimientos de salud o mutilaciones. La calidad de los detalles, incluso tratándose de representaciones hechas en cerámica artesanal es impresionante. Los Moche dedican suficiente tiempo a su desarrollo como para permitirse un grado de detalle excepcional.

Por otra parte, también se han encontrado representaciones notables de la antigua sociedad Moche. Las cabezas que no están representando a seres humanos enfermos o mutilados, si están haciéndolo con sacerdotes o personajes representativos de esta civilización. Una clara muestra de las dotes artísticas de una civilización que incluso es anterior a los incas.

Además, la cantidad de estas piezas que se han conseguido hasta el momento parece demostrar que eran parte de la vida cotidiana de los habitantes. Más de 900 cabezas han sido halladas, la mayoría de estas por los llamados “huaqueros”. Simples residentes de la zona que con el tiempo han reunido colecciones considerables.

Vestigio de arte amerindio

Todo tipo de investigadores y estudiosos de las cabezas moche están de acuerdo con que se trata de una de las muestras de arte más representativas de la cultura peruana ancestral. Aun con todo su realismo y marcadas representaciones, son piezas muy hermosas que se exhiben en diversos museos y galerías en América y el mundo.

Resultan ser tan solo una muestra del conocimiento en materia de fabricación de materiales con arcilla que tenían los primeros habitantes de la costa norte de Perú. Pequeñas cabezas que guardan mucha más historia sin descifrar que la que ahora mismo se conoce.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *